El @rte del Camino, un proyecto de comprensión para trabajar el arte medieval español

Dice la leyenda que el apóstol Santiago evangelizó Galicia y más tarde fue enterrado allí. En el siglo IX  gracias a la ayuda de una estrella se localizó la tumba del apóstol en una zona donde existía un antiguo cementerio romano. El lugar fue llamado Compostela, que significa “campo de la estrella”. Allí mismo, el rey Alfonso II  mandó construir una pequeña iglesia que en la actualidad se ha convertido en el final de una de las rutas de peregrinación religiosa más antigua  y visitada del mundo. Durante más de mil años ha conducido a los peregrinos hasta el santuario de un apóstol de la Cristiandad. Y ahora, de forma virtual y a través del proyecto de aprendizaje titulado El @rte del Camino mis alumnos de 2º de ESO lo han podido vivir en primera persona.

Con esta trama y en este contexto se desarrolló este trabajo que protagonizaron mis alumnos este curso y cuyo fin principal fue conocer de forma profunda y consciente las manifestaciones artísticas del arte medieval peninsular relacionadas con el Camino de Santiago. Principalmente la evolución del arte románico y gótico en el contexto de una península dividia en dos realidades religiosas y culturales antagónicas. Para ello se seleccionó un contenido curricular amplio de la asignatura de C. Sociales de 2º de ESO para trabajarlo desde un punto de vista inductivo e innovador.  Y desarrollado a través de un modelo de trabajo que ha integrado el pensamiento crítico, la investigación, el trabajo cooperativo, el juego y la teconología.

En esta entrada quiero intenar resumiros sus fases principales y algunos de los materiales utilizados por si a algún docente aventurero le inspira y se anima a emprender una aventura similar con sus alumnos.

Objetivos curriculares y metodológicos del proyecto

Objetivos curriculares y metodológicos del proyecto

1. Las fases del proyecto.

 

El proyecto lo desarrollamos en doce sesiones lectivas en la segunda evaluación. Y las cuatro fases más importantes fueron estas:

Fase 1. Comenzamos con una interesante actividad (punto de entrada en forma de vídeo) que captó la atención de los alumnos y les permitió reflexionar sobre sus conocimientos previos. Con sus aportaciones, preguntas, curiosidades y necesidades del currículum, diseñamos las diferentes tareas que conformaron esta aventura.

En esta etapa los  alumnos guiados por el profesor diseñan las actividades del proyecto.

Los contenidos curriculares fueron un medio para conseguir que los alumnos fueran competentes en la realización de comentarios artísticos de obras románicas y góticas siguiendo una guía de escritura dada por el profesor. Una vez demostrada la competencia de saber aplicar los conceptos histórico-artísticos en el comentario de una obra, los alumnos eligieron un edificio del Camino de Santiago y lo analizaron de la misma manera para posteriormente generar un vídeo-comentario de la obra (según rúbrica) y codificarlo en un código QR. Con todas las obras comentadas y codificadas montamos un enorme mural en el pasillo de secundaria donde se analizaron más de cincuenta edificios románicos y góticos desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela. Ese fue el producto final más vistoso y el que haría posible responder a la pregunta original del proyecto.

Mural del itinerario del Camino de Santiago con los video-comentarios de los alumnos.

Ejemplo de cartela de producto final del alumno.

Ejemplo de las cartelas que realizaron los alumnos para codificar sus vídeo-comentarios.

Fase 2. El contenido se trabajó a través de modelos y metodologías protagonizadas por el alumno: flipped classroom para trabajar el contexto histórico (economía, sociedad y cultura) , gamificación para ayudar a la comprensión de conceptos, Thinking-Based Learning (TBL) para profundizar en las características del arte románico y gótico e investigación-acción para descubrir aspectos atractivos y curiosos de la época y de las obras que ayudarán a realizar los productos finales.

Diferentes metodologías para profundizar en el contenido curricular.

Fase 3. La evaluación del alumno fue constante y variada en todo el proceso. Desde las hojas de observación del profesor en todas las sesiones, hasta la coevaluación de los alumnos en las actividades de grupo. Pasando por otros elementos más objetivos como los escritos de calidad (comentarios artísticos) y los cuestionarios de conceptos. E incluso otros más reflexivos y de metacognición como el portfolio digital del alumno. Este último les permitió registrar todo su proceso de aprendizaje, además de hacerles conscientes de cómo lo iban consiguiendo y de cuáles eran las dificultades más significativas que iban resolviendo.

La evaluación del proceso es fundamental para acompañar y reconducir a los alumnos en la adquisición de las competencias programadas.

El producto final es vistoso, público y permite hacer partícipe al resto de compañeros del proyecto realizado.

Fase 4. Por último, para poder realizar el Camino como “peregrin@s virtuales” jugamos y pusimos en práctica lo aprendido a través de retos. Los cuáles había que resolverlos viendo los vídeo-comentarios de los compañeros y encontrando las respuestas que les permitiera avanzar en las etapas y conseguir la ansiada “Compostel@”. De esta manera lúdica afianzamos conceptos, contenidos y competencias, y dimos respuesta a la pregunta inicial planteada en el proyecto.

 

2. Conclusiones.

 

Y al final del Camino, los alumnos…

  • Fueron conscientes de su protagonismo en todo el proceso, llegando a la comprensión y aplicación de los contenidos de forma autónoma.
  • Fueron capaces de poner en práctica conceptos clave a través de actividades competenciales que les exigía un dominio profundo del tema, y utilizando destrezas que tradicionalmente no se trabajan en este área como la expresión oral, la competencia digital, el pensamiento crítico o el aprender a aprender.
  • Desarrollaron una tremenda curiosidad por seguir investigando otros aspectos del tema y por “desvirtualizar” el proyecto, planificando la realización real del Camino el curso próximo.
  • Trabajaron muchos contenidos transversales relacionados con la conservación y difusión del patrimonio, facilitando el nacimiento de iniciativas locales que fomentarán actividades de aprendizaje y servicio el curso próximo.

 

El resultado fue una experiencia de aprendizaje muy completa y satisfactoria

 

Todo esto demuestra que cuando el alumno se convierte en protagonista y el profesor es capaz de guiarle con pasión, algunos proyectos de aprendizaje se convierten en lecciones inolvidables.

Espero que os haya inspirado y os anime a diseñar con vuestros alumnos situaciones de aprendizaje significativas, personalizadas e innovadoras.