El comentario de texto histórico

El comentario de texto histórico es una de las principales técnicas de trabajo en el estudio de la Historia. A través de él el alumno puede desarrollar muchas habilidades, competencias y destrezas de pensamiento fundamentales que le permitirán llevar al plano de la realidad lo estudiado en el aula de una forma crítica y reflexiva.

Las formas y estrategias de comentar un texto histórico son variadas. Nosotros vamos a proponer una que se centra principalmente en la comprensión del texto, su clasificación, análisis y  contextualización con lo estudiado en el tema. Lo ideal sería poder comentar todos los apartados y elementos propuestos. Pero  dependerá del fragmento del texto y de la manera en la que se enfoque su comentario.  Los que proponemos son los siguientes:

1. CLASIFICACIÓN.

Este primer apartado de nuestro comentario no debe iniciarse si previamente el texto no está comprendido en su totalidad. Tenemos que haberlo leído varias veces, conocer el significado de todas las palabras y conceptos que aparecen en él. Además de haber identificado sus partes, sus personajes o los elementos que nos han llamado la atención y que posteriormente nos servirán de pistas para su análisis y comentario.

Una vez comprendido el texto debemos clasificarlo. Es decir, realizaremos su “ficha técnica”  en la que incluiremos, si es posible, todos los elementos que se indican a continuación. Da igual el orden en el que se haga, dependerá del texto y del estilo con el que lo vayamos a comentar. Debemos indicar:

  • Naturaleza del texto. Se refiere al origen del texto. Debemos indicar  si es una fuente primaria o secundaria. Primaria cuando el documento está escrito en el momento en el que suceden los hechos. Y secundaria cuando son documentos que no fueron escritos contemporáneamente a los hechos estudiados.
  • Tipo de texto y contenido. Pueden ser muy variados (ver cuadro): políticos, económicos, jurídicos, etc. Si es posible debemos diferenciar entre el tipo de texto y su contenido. Un ejemplo. Imaginemos que estamos comentando un tratado de paz (texto político), pero en el fragmento se están describiendo las sanciones económicas o reparaciones que el perdedor ha de pagar (contenido económico).
  • Autor: indicaremos si es individual, colectivo o anónimo. Y siempre que sea posible (si es conocido) indicar la información del autor que pudiera ser relevante para la comprensión del texto y su importancia.
  • Destinatario e intención: Señalaremos el destinatario principal del documento histórico y la intención del mismo.
  • Dónde y cuándo fue escrito. Es muy importante señalar la situación espacio-temporal del texto que estamos comentando. De esta manera podremos contextualizar los hechos y relacionarlos de forma más concreta con lo estudiado. Aquí debemos fijarnos en la fecha del texto (si tiene) o en cualquier otra pista que ofrezca el título o su contenido. Cuánto más afinemos sobre su lugar y fecha en la que se hizo mejor, y más pistas para su posterior relación con el tema estudiado.

2. ANÁLISIS

En este apartado tenemos que “desmenuzar” de forma más concreta el contenido y significado de los diferentes conceptos del texto para poder comprenderlo mejor. Para facilitar la tarea podemos numerar las líneas del texto para después referirnos a ellas cuando estemos comentándola. Debemos intentar desarrollar la siguiente información:

  • Breve resumen del contenido. Se trata de que podamos resumir la información de forma clara y concisa. No debemos caer en el error de volver a decir lo mismo que dice el texto pero con otras palabras (parafrasear).
  • Señalar las ideas principales y secundarias, justificando cada una de ellas.
  • Explicación de los personajes , referencias, hechos, lugares, palabras clave, acontecimientos específicos o términos de contenido histórico que aparecen en el texto.

3. COMENTARIO

Una vez analizados los conceptos más importantes del texto tenemos que relacionarlos con el tema en cuestión. No debemos cometer el error de desarrollar el tema y olvidarnos del texto que estamos comentando. Para ello nos será de gran ayuda hacer referencia a las líneas del texto que hemos numerado en el apartado anterior. El apartado del comentario tendría los siguientes apartados:

  • Antecedentes. Haremos referencia a las causas profundas y coyunturales del texto.
  • Desarrollo del contenido del texto. Tenemos que tener claro (esquema mental) lo que vamos a escribir antes de hacerlo. Debemos redactarlo de forma clara, coherente y utilizando el vocabulario histórico adecuado. No debemos olvidar relacionar el texto con lo estudiado.
  • Consecuencias. Indicaremos la importancia o trascendencia del contenido del texto, la influencia sobre los acontecimientos futuros que pudieran ocurrir y que pudieran tener relación con lo comentado.
  • Conclusión. Finalmente, antes de acabar, y si es de forma original mejor, debemos escribir una opinión argumentada sobre lo explicado en el texto.