¿Cómo hacer esquemas?

Los esquemas son una de las técnicas de estudio más importantes para la comprensión de textos de contenido histórico. Su efectividad los convierten en una de las herramientas principales para clasificar, organizar, analizar y representar información en el área de las ciencias sociales. Y es una de las habilidades básicas que los alumnos de secundaria deben manejar con eficacia.

Son, junto con la lectura, el subrayado, el resumen, el mapa conceptual o las fichas, las más utilizadas en el estudio de la geografía y la historia. Pero no siempre son procesos fáciles de realizar, ya que requieren de unos pasos claros y ordenados para su realización.

Por ello en este artículo vamos a intentar explicar de forma sencilla qué es un esquema, para qué sirve, cuáles son los pasos para su construcción, sus tipos y las herramientas que tenemos para elaborarlos. 

Los esquemas también permiten expresar la creatividad y la belleza plástica mediante la exposición ordenadas de ideas. Incluso algunos de ellos son verdaderos procesos de Visual Thinking. (Fuente: ejemplo de un esquema realizado por una alumna de 1º de ESO)

1 ¿Qué es un esquema?

Es el resumen de las ideas fundamentales de un contenido que se expresan de forma gráfica o visual, ordenadas de manera lógica en una estructura más general en la que se interrelaconan. Debe contener las ideas principales y estar relacionadas con otras secundarias. Diferenciándose entre los elementos importantes, y secundarios. Ha de poder incluir matices o ejemplos que no afecten a la esencia del contenido principal.

El esquema debe ser el resultado del subrayado de un texto. De esta forma es cómo se establecen las ideas principales de las secundarias, y sus relaciones. Quedando en el esquema una síntesis del contenido trabajado.

Es muy importante organizar jerárquicamente las ideas para poder diferenciar ideas principales y secundarias. Y de un golpe de vista poder entender las características de un elemento.

La ventaja del esquema frente a otras técnicas de estudio es la claridad de la estructura  visual de la materia de estudio. En un golpe de vista podremos ver sintetizada y jerarquizada las principales ideas del contenido trabajado. Y diferenciar la importancia de cada elemento dentro del todo.

El esquema debe ser el resultado de un proceso de trabajo personal, por lo que NO DEBEREMOS utilizar para el estudio los esquemas de otras personas. Ya que como trabajo individualizado que es refleja las opiniones y la visión personal del contenido de estudio. Pero una vez finalizado, sí es conveniente compararlo con otros para poder realizar nuevas aportaciones que lo mejoren o enriquezcan.

2. ¿Para qué sirve un esquema?

Principalmente para facilitar los procesos mentales de análisis y de síntesis fundamentales para el aprendizaje. Por medio de la síntesis obtenemos una idea clara y general del tema, al tener que seleccionar los contenidos básicos. Y con el análisis, logramos definir los aspectos concretos de un tema según su importancia.

Pero además, la realización de esquemas:

  • Facilita el estudio activo, ya que obliga a subrayar, sintetizar, tomar notas, expresar ideas fundamentales de forma concreta y por escrito, aumentar la atención y el interés.
  • Contribuye a la comprensión de lo estudiado, ya que al profundizar en el contenido del texto para comprender las ideas principales, obliga a una lectura más analítica y pausada.
  • Ayuda a identificar de manera intuitiva la estructura de un tema en sus ideas y datos más relevantes.
  • Fomenta la memoria lógica, ya que ejercita la capacidad de relacionar y matizar los contenidos  según un orden de prioridades, lo que facilita la expresión de lo aprendido.
  • Permite la retención y expresión de los contenidos estudiados, obligando a una mayor precisión en el vocabulario empleado. Ahorra mucho  tiempo para memorizar y repasar, facilita la mente para ir directamente a lo concreto.
  • Evalúa nuestra capacidad de análisis, síntesis, claridad mental, razonamiento lógico, precisión, etc. Fundamentales para el desarrollo del cerebro.

3. ¿Cómo se hacen?

Paso 0

Antes de comenzar a realizarlo debemos haber leído de forma comprensiva la información, tantas veces como sea necesario. Hasta tener la seguridad de haber comprendido todos los términos que aparecen en el texto. A continuación se debe realizar un subrayado para localizar las ideas principales y secundarias: títulos, subtítulos y epígrafes. Utilizando si es necesario nuestras palabras para unir ideas o expresar detalles.

Paso 1

Debemos elegir el soporte dónde lo realizaremos. Siempre que sea posible el papel en blanco es la mejor opción para comenzar. Teniendo en cuenta que éste no tiene por qué ser el soporte definitivo donde acabaremos nuestro trabajo. Puede ser un borrador desde el que pasarlo posteriormente a un soporte definitivo: digital o papel.

Paso 2

Piensa en el tipo o estilo de esquema que vas a utilizar para desarrollarlo. Ten en cuenta que su estructura se hace de forma escalonada. Primero van los apartados con las ideas principales en la que se descompone la idea general. Las ideas secundarias que acompañan a cada idea principal, escalonadas por orden de importancia. Y por último los detalles, matices y aspectos que enriquecen lo expresado en las ideas principales o secundarias.

Una vez elegido el tipo de esquema y el soporte, la inclusión de imágenes ayudan mucho a explicar aspectos del contenido que estamos esquematizando. Aquí tenéis un esquema sobre el proceso de hominización humana.

Paso 3

Debemos escribir cada idea en un apartado distinto y expresada con mucha claridad. Ya que las ideas de la misma categoría deben ir en el mismo margen o tras el mismo signo. Las palabras deben ser telegráficas o frases muy cortas, sin detalles y de forma concisa. Debemos diferenciar las ideas aumentando el tamaño de las letras, poniendo en negrita o subrayando. Y relacionándolas por medio de letras, números, llaves, barras, flechas, etc.

Paso 4

Leerlo, comprobar que podríamos desarrollar las ideas principales a partir de la información que hemos expresado por escrito, y según el orden que hemos establecido. Decide si el soporte en el que lo has realizado es lo suficientemente visual para dejarlo como está, o deberías “pasarlo a limpio” a otro soporte o a otro formato como el digital. Evita escribir párrafos que parecen resúmenes en símmismo. Esquematiza, organiza, jerraquiza. Compáralo con el de otros compañeros si es posible para comprobar que el tuyo también recoge las ideas principales y secundarias, además de algunos detalles. Utilízalo para realizar actividades sobre el tema si fuera el caso. Comprobarás si contiene la información importante o no. Y podrás comprobar su validez.

4. ¿Cuáles son sus tipos?

Existen una gran variedad de modelos, formas y variantes. Depende de nuestra creatividad. Pero no debemos olvidar que la finalidad del mismo debe ser  la de expresar gráficamente la información más importante. Algunos de los más utilizados son:

  • De llaves o diagramas.

Sirven para clasificar muy bien las ideas, a modo de cuadro sinóptico. Lo mejor es colocar el papel de forma horizontal y escribir en el margen izquierdo la idea principal o título del tema. Comenzaremos  abriendo una llave que incluya y relacione los subtemas o ideas secundarias. Luego escribiremos las ideas secundarias. Abriremos pequeñas llaves a partir de éstas. Y lo completaremos con la síntesis de características de cada subtema.

  • Esquema índice.

Si nuestras dotes de diseño son limitadas, es el más sencillo de realizar. Debemos colocar el papel de forma vertical y escribir en la parte superior el título del tema. A continuación jerarquizar la información en temas y subtemas, usando números, letras y guiones según el nivel jerárquico al que correspondan.

  • Mapa conceptual.

Este es uno de los que sirven muy bien para presentar la estructura general de un tema. Para realizarlo situaremos el papel de forma apaisada y escribiremos en la parte central superior el tema o idea principal en un recuadro. A continuación situaremos jerárquicamente las ideas secundarias en niveles inferiores y las enlazaremos con la principal mediante conectores, especificando el tipo de relación que se establece entre estas ideas. Debemos escribir de forma sintética, las características de los diferentes conceptos.

  • Esquema de árbol.

Son también muy visuales y similares a los mapas conceptuales. Para realizarlos situaremos el papel de forma vertical y escribiremos, en el centro de la parte superior, la idea principal o título del tema en un recuadro. A continuación, en el nivel inmediatamente inferior escribiremos las ideas secundarias en recuadros, y las relacionaremos con el tema principal mediante conectores (líneas, flechas, conceptos…). Finalmente lo completaremos con informaciones más precisas a medida que se descienden niveles.

5. ¿Qué herramientas tenemos para realizarlos?

La forma más sencilla para realizar un esquema es a mano. Esa debe ser la primera versión de nuestro esquema. Y una vez acabado, existen multitud de herramientas para pasarlo a limpio y enriquecerlo con múltiples recursos como imágenes, enlaces a páginas web, vídeos, enlaces a otros documentos, etc. Y finalmente distribuirlo si es nuestra intención, archivarlo en nuestro porfolio o imprimirlo para estudiarlo. En este listado incluiremos las más sencillas y las que nostros utilizamos en nuestro día a día:

Es la que utilizamos en los esquemas digitales en la web de juanjoromero.es. Permite de forma sencilla realizar conceptos principales y secundarios cambiando tamaño y color. Permite insertar imágenes y enlaces. Y permite compatir por enlace, embeber el esquema en una web con el código html, descargar el esquema como una imagen o un archivo pdf para imprimirlo después. Su registro es gratuito, y permite la realización de esquemas ilimitados siempre que sean públicos. Permite además buscar esquemas y utilizar los trabajos realizados por otras personas. Otros ejemplos muy parecidos son: GitMind, Bubbl.us, Gliffy, Popplet, Creately, mindnode (sólo para IOS), etc.

El procesdor de textos de tu sistema operativo. Es la herramienta más sencilla y al alcance de cualquiera. Los primeros esquemas que realizamos fueron editados con microsoft Word en sus versiones para ordenador. El procesador de textos más conocido de Windows y también el más potente. Pero con el paso el tiempo, todos los procesadores de textos de todos los sistema operativos (Pages, Open Office, etc.) y para todos los dispositivos (ordenador, tabletas y smartphones) tienen funciones que nos permiten la realización de esquemas: edición enriquecida (imágenes, enlaces, formato de texto, colores, símbolos, etc), distribución, descarga e impresión. Es quizá una de las soluciones más sencillas.

Muy parecida a la primera. Es una herramienta online que te ofrece un entorno de estudio gratuito muy completo desde el que puedes, además de realizar y buscar esquemas, acceder a apuntes, cuestionarios, fichas de estudio y compartirlos con otros estudiantes.

Más que para realizar esquemas, esta herramienta online te permite el diseño de todo tipo de materiales necesarios para el estudio de la geografía y la historia: líneas de tiempo, infografías, posters, gráficos, etc. Con un montón de plantillas prediseñadas, donde sólo debes colocar el contenido. Hay ideas muy adecuadas para poder explcar mediente imágenes múltiples conceptos históricos y geográficos. Y poder añadirlos después a nuestros esquemas o que sean estos diseños, verdaderos esquemas de un contenido en sí mismo.