El arte medieval europeo

1. ¿Qué es el arte medieval europeo?

Bajo esta denominación nos referiremos a las manifestaciones artísticas y culturales que se desarrollaron en Europa occidental entre los siglos V al XV. Desde la desaparición del imperio romano de occidente hasta el nacimiento de la edad Moderna. Un periodo muy amplio de tiempo que sirvió para consolidar una identidad cultural y artística propia, que recogerá todas las influencias de la civilizaciones que la ocuparon, convivieron y transformaron.

Eje cronológico de la evolución del arte medieval europeo

2. El arte prerrománico.

En el 476, cuando el imperio romano de occidente desaparece, el foco principal de la política y la cultura se desplazó al Imperio Romano de Oriente, más tarde llamado Imperio Bizantino. Su capital Constantinopla se convirtió en la heredera de la cultura de la antigua Roma. 

Mientras, las invasiones de pueblos germánicos dieron lugar a la creación de nuevos estados en Europa occidental desarrollando un nuevo período artístico entre los siglos V y XI conocido como prerrománico. Fue una etapa de continuidad social, económica y artística. La Iglesia como institución fue muy importante ya que fue la que mantuvo la actividad cultural y artística de este momento.

Los pueblos germanos que se asentaban en Europa no tenían ninguna tradición artística propia, por lo que mantuvieron las técnicas romanas aunque empobrecidas en materiales y con influencias propias de cada cultura. Por lo tanto, las manifestaciones artísticas de este período fueron técnicamente pobres, imitaron a los monumentos romanos, aprovecharon en muchas ocasiones sus materiales y añadieron elementos decorativos  de origen germánico. Su evolución artística fue la siguiente:

  • Arte visigótico (siglos V-VII). En Europa los francos se establecieron en la Galia a partir del siglo V. En el 732 Carlos Martel vence a los musulmanes en la batalla de Poitiers. Su hijo Pipino el Breve fundó la dinastía carolingia, y el hijo de este, Carlomagno fue coronado emperador por el Papa León III en el año 800. Nacía el Imperio Carolingio. Mientras, en la Península Ibérica y desplazados por los francos, se instalaron los visigodos en el siglo V. Expulsaron a los pueblos que la habitaban, la unificaron legislativamente, la convirtieron al cristianismo y establecieron la capital del reino en Toledo. El reino visigodo perduró hasta la invasión musulmana en el 711.

    Su arquitectura continuó con la tradición romana mediante el uso del arco de medio punto, la cubierta a dos aguas y la incorporación de un vestíbulo en las iglesias (nártex). Pero tuvo influencias bizantinas e incorporaciones propias como el arco de herradura que más tarde adoptaron los musulmanes. El edificio más importante fue la iglesia, de dimensiones muy reducidas, con pocas ventanas y con una estructura interior muy variada, siendo la planta en forma de cruz o planta basilical las más importantes. Los muros eran gruesos y realizados a base de bloques de piedra regulares y bien tallados. Los techos a dos aguas solían ser de madera. Algunos ejemplos son la iglesia de San Juan de Baños (Palencia), Santa Comba de Bande (Ourense) y San Pedro de la Nave (Zamora).

    En escultura destacaron por la decoración de capiteles de columnas como los de San Pedro de la Nave (Zamora) y la realización de sarcófagos. Y en orfebrería son famosas las coronas votivas para colgar en los altares de los reyes Suintila y Recesvinto, las fíbulas o hebillas, y broches de cinturón en forma de águila que forman parte del tesoro de Guarrazar del s. VII (Museo Arqueológico Nacional de Madrid)
El arte hispanovisigodo es uno de los mejores ejemplos de las manifestaciones artísitcas de los publos prerrománicos.
  • Arte asturiano (siglos VIII-X). Se desarrolla en el reino de Asturias y fue realizado por los cristianos que huyeron tras la invasión musulmana y se refugiaron en las montañas del norte entre los siglos VIII al IX.

    En arquitectura, sus principales construcciones fueron también templos religiosos. Iglesias con planta basilical de una o tres naves, con transepto y ábsides rectangulares. El ábside de la capilla principal suele albergar una cámara secreta que alberga el tesoro y a la que se accede desde el exterior. En el interior las naves se cubren con bóveda de cañón, arcos de medio punto y arcos peraltados (específico del arte asturiano). Las columnas se sustituyen por pilares normalmente sin capitel. En el exterior los muros están realizados con bloques de piedra irregular, y tienen ventanas geminadas decoradas con celosías y molduras. Los muros están reforzados con sólidos contrafuertes que soportan el peso de las bóvedas. Algunos ejemplos son la iglesia de Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo y Santa Cristina de Pola de Lena. También realizaron edificios civiles como palacios y hospitales, aunque en la actualidad la mayoría han desaparecido o han sido modificados con estilos posteriores.

    Su escultura se limitó a la decoración de los elementos arquitectónicos de los edificios como capiteles, molduras, columnas y medallones. Y la pintura se utilizó para la decoración de los muros de estos templos como los frescos de la iglesia de San Julián de los Prados (Oviedo).
Arte prerrománico asturiano, más sencillo y con influencias romanas y bizantinas
  • Arte mozárabe (siglos X-XI). Surge tras la ocupación musulmana de la Península Ibérica y su posterior conquista por los cristianos. Englobamos dentro de este estilo a las manifestaciones artísticas surgidas de las relaciones entre las comunidades cristianas y la de los nuevos dominadores musulmanes. Aunque también se denominaron así a los cristianos que huyeron de las persecuciones religiosas musulmanas y se asentaron en el norte del Duero o el curso alto del Ebro. El nombre mozárabe es debido a la denominación que tenían los cristianos que vivían en territorio musulmán.

    Su arquitectura estuvo influenciada por el arte visigodo y musulmán. Esto se traduce en la utilización del arco de herradura califal (más cerrado que el visigodo y con alfiz) y las bóvedas de cañón, arcos geminados y uso de contrafuertes. Como en los anteriores, los templos religiosos fueron las mejores muestras de este arte. Los más importantes son la iglesia de San Miguel de Celanova (Orense), San Cebrián de Mazote (Valladolid), San Millán de la Cogolla (Logroño), San Juan de la Peña (Huesca) o Santa María de Melque (Toledo).
Arte mozárabe

3. El arte románico.

3.1. Contexto histórico

A finales del siglo X, cuando finalizaron las “segundas invasiones” bárbaras en Europa (ver el post «El feudalismo en Europa»), los territorios cristianos alcanzaron una etapa de estabilidad política, en la que se consolidó el feudalismo y la hegemonía de la iglesia como institución y referente cultural. Ésta estimuló el culto a las reliquias y favoreció la peregrinación a lugares santos. Lo que permitió el desarrollo de nuevas vías de comunicación mediante las cuales circularon artistas e ideas que posibilitaron que algunos estilos regionales alcanzaran una difusión europea como sucedió con el arte románico. Éste se extendió desde los países escandinavos hasta el sur de Italia y el norte peninsular, incluyendo buena parte de Europa central e Islas Británicas. Es el primer arte europeo (aunque tendrá variedades regionales) y ocupará principalmente los siglos XI y XII.

Su nombre deriva de las formas constructivas romanas, principalmente de de su arco “favorito”, el de medio punto. En su difusión y formación de sus rasgos comunes en toda Europa tuvieron que ver:

  • La reforma religiosa de la orden de los benedictinos que desde el monasterio de Cluny (fundado en el 930 en Francia) se convirtió en el modelo y centro difusor de estas nuevas fórmulas constructivas que se aplicaron al resto de monasterios fundados por esta orden en Europa.
  • Las peregrinaciones a los lugares santos fomentadas por los benedictinos y relacionadas por el enorme fervor religioso desatado tras la superación del año 1.000. Que se basaba en la falsa creencia de que en este año fatídico llegaría el fin del mundo. Y que se plasmó en el arte con la representación de monstruos y elementos iconográficos inspirados en el Juicio Final. Pasada la fecha y la falsedad de las profecías, se generó un sentimiento de acción de gracias por las comunidades cristianas, y a una renovación del arte religioso que daría forma al arte románico. Los lugares de peregrinación más importantes fueron Santiago de Compostela, donde se creyó haber descubierto la tumba de un apóstol directo de Jesús, Santiago; Jerusalén, donde se halla el Santo Sepulcro de Jesucristo, y Roma donde se halla la tumba del apóstol Pedro.
  • El culto a las reliquias. Que era la parte del cuerpo o un objeto atribuido a un santo o una santa. Estos objetos se guardaban en las iglesias y eran el principal reclamo para los peregrinos que las visitaban.
  • Los maestros canteros que dirigían cuadrillas de albañiles, carpinteros y escultores, que viajaron por las regiones europeas demostrando sus conocimientos técnicos en la construcción de edificios.
El Camino de Santiago junto a Roma y Jerusalén, se convirtió en una de las rutas de peregrinación más importantes de la Edad Media

3.2. Arquitectura.

El edificio principal de este estilo fue la iglesia. Y para poder explicar mejor su estructura la vamos dividir en dos partes:

La planta:
Solía ser de cruz latina y simbolizaba el lugar en el que murió Jesucristo. Estaba compuesta por un brazo más largo con una, tres o cinco naves separadas por arcos. A esta le cruzaba otro brazo más corto llamado transepto. El espacio donde se unen ambos brazos se llama crucero y estaba cubierto con una torre con ventanas o cimborrio. En la cabecera se colocaba un ábside central de forma semicircular donde estaba el altar, rodeado de otros más pequeños llamados absidiolos.

Las iglesias de peregrinación tenían además una girola, que era un pasillo semicircular que rodeaba el altar mayor facilitaba el tránsito de los peregrinos dentro de la iglesia para no interrumpir el culto. Y una tribuna, un segundo piso sobre las naves laterales que permitía acoger a más fieles.

La puerta principal (portada) solía situarse en la fachada Oeste y simbolizaba la puerta de la Jerusalén celestial. Algunas iglesias poseían una única puerta de entrada con un gran arco de medio punto que conectaba con la nave principal. Y otras, tenían dos puertas más que coincidían con las naves laterales. Por lo general, se construía una torre-campanario junto a la entrada principal, unida o separada de la iglesia que servía para llamar a la oración o alertar del peligro mediante las campanas.

Elementos arquitectónicos:
El material principal con el que estaban construidas era la piedra. Ya que prevenía de los incendios por las antiguas cubiertas de madera, y daba mayor resistencia y durabilidad.
En el interior, las naves se cubrían con grandes bóvedas de cañón de forma semicircular, o de arista cuando se cruzaban dos bóvedas de cañón. Al ser muy pesadas se dividían en tramos reforzados por arcos fajones transversales, que transmitían el peso de la bóveda a los pilares y columnas en el interior. El arco de medio punto, con forma de media circunferencia, se usaba para unir los pilares de los muros.

En el exterior, los muros eran gruesos para aguantar el empuje de las bóvedas, por eso se reforzaban con sólidos contrafuertes. En consecuencia tenían pocos huecos, por lo que las ventanas eran pequeñas y dejaban pasar muy poca luz al interior.

Algunos de los ejemplos más importantes son la iglesia de Santa Fe de Conques (Francia), Santa Magdalena de Vézelay (Francia), San Pedro de Moissac (Francia), Saint Sernin de Tolouse (Francia), catedral de Durham (Reino Unido), catedral de Worms (Alemania), conjunto monumental de Pisa (Italia) y Santiago de Compostela (España)

Además de las iglesias, bajo el estilo románico también se construyeron monasterios como el de San Martín del Canigó (Francia) o el de San Juan de la Peña (Huesca). Y castillos como el de Loarre (Huesca) o murallas como las Ávila (s. XI y XII).

Elementos arquitectónicos másimportantes del románico con sus principales plantas e innovaciones

«La diferencia más notoria entre la arquitectura románica y la de los siglos que la precedieron es el enorme incremento de la construcción de edificios. Un monje del siglo XI, Raoul Glaber, resumió el fenómeno al decir, en tono triunfal, que el mundo se estaba revistiendo de “un blanco manto de iglesias”. Estas iglesias no sólo eran más numerosas que las de la Alta Edad Media, sino que eran, además, en general, mayores, más ricamente articuladas y de aspecto “más romano”, ya que sus naves estaban cubiertas por bóvedas en vez de por tejados de madera, y sus exteriores, al contrario de los templos paleocristianos, bizantinos, carolingios y otonianos, exhibían al mismo tiempo ornamentaciones arquitectónicas y escultóricas.”

Historia general del arte. La Edad Media. H.W. Janson.1986.

3.3. Escultura y pintura.

Ambas manifestaciones tuvieron a las iglesias como destino principal. Su objetivo era decorar y enseñar la doctrina cristiana a través de las imágenes a un pueblo en su mayoría analfabeto. Iglesias y monasterios se convirtieron en verdaderos “libros de piedra” en el que sus portadas, muros y capiteles se convirtieron en los soportes principales para representar temas del Antiguo Testamento, vida de Cristo, leyendas de santos o escenas cotidianas. Esta función explica que las figuras no buscasen la belleza ni el realismo en la representación. Si no la expresividad o la comunicación clara de un mensaje eterno e intemporal que la iglesia pretendía transmitir. Por ello las figuras son rígidas, alargadas, impasibles y a veces, antinaturales. No hay perspectiva ni fondos que den sensación de contexto o profundidad. Los personajes se adaptan a la arquitectura, haciendo que los más importantes se realicen a mayor tamaño. Las figuras tienden a la geometrización y a la simetría de sus formas para que sea más sencilla su realización. Y para darles mayor realismo, en el caso de la escultura, estuvieron pintadas .

  • La escultura era exenta y formada por  imágenes en madera policromada o en marfil. Solían situarse en los altares y se representaban dos temas principales: la Virgen con el niño y el Cristo crucificado. Este último clavado en la cruz con cuatro clavos, corona de rey, larga vestidura y sin expresión de sufrimiento o dolor. A la virgen  se la representa sentada en el trono de Dios sosteniendo al niño Jesús sobre sus rodillas y sin relación maternal con él. Ejemplos de representaciones escultóricas son los capiteles del claustro del monasterio de Santo Domingo de SIlos (Burgos), la portada de la iglesia  de la Madeleine en la abadía de Vézelay (Francia), el tímpano de la iglesia de Santa Fe de Conques (Francia) o el Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago de Compostela (España).
  • La pintura se realizó en muros y sobre tabla. La pintura al fresco se realizaba sobre los muros interiores, las bóvedas o los ábsides de las iglesias. Igual que en la escultura estuvo condicionada por los espacios disponibles que permitía la arquitectura.  La pintura al temple sobre tabla que se colocaba delante del altar. También debemos tener en cuenta las imágenes que ilustraban los libros (miniaturas) y que alcanzaron un gran desarrollo.

En todas las representaciones predominaba la temática religiosa con el uso de elementos simbólicos. Su pintura era lineal con el predominio de una gruesa línea negra que marcaba las figuras, el uso de colores planos y uniformes como el rojo o el azul. Estaban ausentes de perspectiva y tendían a crear fondos de un mismo color en lugar de paisajes o arquitecturas. Igual que en la escultura, se representaban a mayor tamaño los personajes principales, las figuras tendían a la geometrización y a la simetría de sus formas.

Ejemplos de representaciones pictóricas son el Panteón de los Reyes de San Isidoro (León) o los frescos del ábside de la iglesia de San Clemente de Tahull (Barcelona)

Características técnicas e iconográficas más importantes del arte románico.

4. El arte gótico.

4.1. Contexto histórico.

A finales del siglo XII, gracias al crecimiento demográfico y a la mejora de las técnicas agrícolas y comerciales, se inició un período de desarrollo económico y de la vida urbana que originó la necesidad de nuevas construcciones. El desarrollo cultural y económico de las ciudades necesitó de un nuevo estilo artístico más complejo que permitiera levantar grandes edificios (iglesias, catedrales, lonjas, ayuntamientos, palacios…) y mostrar el aumento del poder económico de un nuevo grupo social: la burguesía. Que junto a la nobleza urbana y la iglesia se convertirían en los principales clientes de esta nueva forma de expresión artística que perdurará hasta el final de la Edad Media. Esta nueva vida urbana provocó cambios:

. En la iglesia. Se crearon nuevas órdenes religiosas, formadas por frailes que vivían en conventos dentro de las ciudades. Las dos órdenes religiosas más importantes en ese momento fueron la de los franciscanos y la de los dominicos. 

. En la cultura. Debido a la creciente necesidad de formación de la burguesía y parte de la nobleza, surgieron las primeras escuelas urbanas y más tarde, las universidades. Los reyes necesitaban contar con empleados formados para gobernar sus reinos, y los burgueses y los nobles deseaban que sus hijos adquiriesen saberes útiles para la administración de los negocios. Las que dependían del obispo recibían el nombre de escuelas catedralicias o capitulares. Las escuelas creadas por los ayuntamientos eran las escuelas municipales. Las universidades surgieron de las escuelas catedralicias. Los maestros y los estudiantes que deseaban escapar del control de la iglesia se organizaron como corporación o universidad. Solo la nobleza y los burgueses ricos tuvieron acceso a ellas. Las universidades medievales más prestigiosas fueron París, Oxford, Cambridge y Bolonia.

4.2. Origen.

Aunque su denominación fue utilizada en el siglo XVI para referirse a él como un arte “oscuro” y elaborado por los bárbaros, no fue hasta el siglo XIX, cuando tras su estudio y conocimiento se puso en valor reconociendo sus nuevas aportaciones artísticas.

El arte gótico se originó en la región de París a mediados del siglo XII, y desde allí se extendió por la Europa occidental, con sus variantes propias en cada país, hasta el siglo XVI.

Se desarrolló fundamentalmente en el ámbito urbano y la arquitectura fue su principal forma de expresión artística. De todos los edificios que se crearon para satisfacer las nuevas necesidades constructivas, la catedral fue la construcción más importante. Se convertiría en un símbolo del poder de las ciudades. Y rivalizaron con otras por hacerlas más grandes y elevadas. El sentido ascensional de sus formas y la gran luminosidad interior que poseían pretendían crear un nuevo espacio de mayor proximidad entre los hombres y Dios.

Esta cercanía también se plasmó en la escultura y la pintura, que siguieron condicionadas al espacio arquitectónico del edificio. Los temas siguieron siendo principalmente religiosos, pero ahora tratados con trazos más suaves y con una definición de las figuras y de las escenas más naturalistas y más cercanas que en el románico. Y con la aparición de la burguesía como consumidora de arte, surgieron también los temas profanos.

4.3. Arquitectura.

Igual que en el románico, su principal construcción fue la catedral, y el modelo francés el referente a imitar. La piedra fue el principal material constructivo y sus innovaciones técnicas más importantes fueron el arco apuntado, la bóveda de crucería y el arbotante.

  • El arco apuntado u ojival es más ligero que el de medio punto y más dinámico, lo que le permitía alcanzar una elevación considerable.
  • La bóveda de crucería, más ligera que la de arista románica, está formada por el cruce de dos arcos ojivales en un punto central llamado clave. Estos arcos descargan su peso directamente sobre pilares o columnas y liberan al muro del edificio de su función sustentante.
  • El arbotante es el arco que conduce los empujes laterales de las bóvedas hacia los pilares y contrafuertes exteriores. De esta forma se reparten los pesos de las bóvedas y sujetan los muros. Los cuales, al perder su función de soporte, pueden ser sustituidos por grandes ventanales que se decoran con vidrieras, permitiendo una gran luminosidad interior.


La planta, aunque de cruz latina, posee una organización muy característica con tres o cinco naves longitudinales, siendo la central más alta y más ancha que las laterales. La cabecera posee un transepto más corto. Y el deambulatorio o girola está rodeado de pequeñas capillas radiales. En su alzado interior distinguimos tres niveles: las arcadas que dan acceso a las naves laterales; el triforio, un estrecho pasillo sobre las naves laterales; y el claristorio, un cuerpo superior de grandes ventanales que elevan la nave central e iluminan de manera espectacular el espacio.

Al exterior, la fachada principal (occidental) está flanqueada por dos torres-campanario. En su estructura suelen distinguirse varias franjas horizontales superpuestas: en la inferior estarían las portadas ricamente decoradas (tímpano, arquivoltas y parteluz) y que dan acceso (normalmente) a tres naves interiores; encima, un cuerpo de arcadas, un gran rosetón y un triforio decorado con esculturas. Esta estructura se suele repetir en las fachadas del transepto. El edificio posee una cubierta a dos aguas que cubre las bóvedas interiores, y un cimborrio que suele coronar el crucero. Para dotar de mayor verticalidad al edificio encontramos agujas o pináculos que coronan las torres, el cimborrio o los gabletes acabados en punta a modo de frontón.

Algunos de los mejores ejemplos de catedrales góticas europeas son la Catedral de Colonia (Alemania), Notre-Dame de París (Francia), Catedral de León (España), Catedral de Palma de Mallorca (España), Iglesia de Santa María del Mar de Barcelona (España) o la Catedral de Siena (Italia)

Al margen de los edificios religiosos en las ciudades se realizaron también construcciones civiles que aprovecharon las innovaciones técnicas del gótico y dieron respuesta a las nuevas necesidades sociales, políticas y comerciales de la ciudad. Entre las más importantes tenemos los ayuntamientos, las lonjas comerciales y los palacios nobiliarios o burgueses. Algunos ejemplos de estos edificios son el Palacio del Infantado (Guadalajara), las Atarazanas de Barcelona o las lonjas de Valencia, Barcelona o Palma de Mallorca.

Elementos arquitectónicos más importantes de la arquitectura gótica

4.4. Escultura.

Su función principal siguió siendo la de decorar las iglesias, principalmente las fachadas y los claustros, aunque también se realizaron retablos y sepulcros funerarios de gran calidad. Y transmitir mensajes religiosos, predominando los del Nuevo Testamento, las vidas de santos y la Virgen. Poco a poco se fue independizando de la arquitectura y abarcando nuevos temas y funciones.

Los artistas mostraron más interés por la belleza, el movimiento y la expresión de los sentimientos dramáticos o de ternura de los personajes. Se consigue un mayor realismo en las figuras mediante rostros que expresan sentimientos e incluso se convierten en verdaderos retratos. La forma de los cuerpos se muestra a través de los ropajes y las figuras aparecen formando escenas que narran historias

Diferenciamos por un lado la escultura monumental que es la que se sitúa en las fachadas (portadas y capiteles) cada vez más independizada del marco arquitectónico Y la escultura exenta, que ganó más realismo y naturalidad. Los temas más representados fueron Cristo crucificado, que intenta transmitir sufrimiento, y la Virgen que ahora se representa como madre de Dios. Y aparece el tema de la Piedad, donde la Virgen sostiene en sus brazos el cuerpo muerto de Cristo tras bajarlo de la cruz.

Ejemplos de escultura gótica

4.5. Pintura.

Su utilización se redujo debido a la ausencia de espacio en las iglesias al sustituir éstas sus muros por vidrieras. Por lo que la pintura al fresco románica fue sustituida por la pintura sobre tabla en el gótico. Estas tablas (dípticos, trípticos o polípticos) formaban grandes conjuntos situados detrás del altar (retablos). Aunque también se utilizó en la ilustración de libros (miniaturas) y de códices, y en la pintura de vidrieras, que permitió completar los grandes programas iconográficos de las catedrales.

En líneas generales los colores utilizados eran muy brillantes y la captación de la luz empezó a utilizarse para el modelado de los cuerpos. La técnica principal fue la del temple (los pigmentos de color se disuelven con agua y yema de huevo) y a finales del periodo se utilizó también el óleo (combina los pigmentos con aceite vegetal) que hizo posible la mezcla de colores y la aplicación de múltiples capas consiguiendo una luminosidad y detalles hasta hora imposibles.

La clientela también fue más variada, ya que además de la iglesia, se sumaron los nobles y burgueses que fueron importantes consumidores de arte.

Ejemplos importantes de estas manifestaciones escultóricas y pictóricas son el pórtico de la catedral de Reims (Francia), la Puerta del Sarmental de la catedral de Burgos (España), la Virgen Blanca de la catedral de Toledo (España), las vidrieras de la Sainte-Chapelle de París (Francia) o el retrato del matrimonio Arnolfini (Londres).

A final de la edad media la pintura reflejó los avances sociales y económicos de la sociedad

Si te ha gustado el artículo y me quieres ayudar a mantener la web: