La antigua Roma

1 Introducción

La ciudad de Roma está situada a orillas del río Tíber en el centro de la península italiana. Un lugar en la zona central del Mare Nostrum (llamado así por los romanos al mar Mediterráneo) con un relieve montañoso al norte (Alpes) y una cordillera central que la recorre de norte a sur (Apeninos). Su posición geográfica facilitó su comunicación, y la suavidad del clima y la fertilidad de sus tierras ofreció siempre excelentes recursos para su desarrollo.

Relieve de la península italiana

Relieve de la península italiana

2 Origen de la civilización romana.

 

La ciudad de Roma se fundó a mediados del siglo VIII a.C. y poco a poco se fue enriqueciendo con las aportaciones de etruscos y griegos. En el momento de su fundación la península italiana estaba habitada por:

. Etruscos en el centro y norte. Ocupaban la zona situada entre los ríos Tíber y Arno. Se organizaron en ciudades-estado gobernadas por un rey. Fueron buenos agricultores (trigo, vid y olivo) y hábiles artesanos del metal. Hicieron de intermediarios entre los griegos del sur y los pueblos del centro de Europa. A partir del s.VI a.C. fueron perdiendo influencia política y comercial. Parte de sus tradiciones fueron recogidas y asimiladas por Roma.

. Latinos. Originalmente asentados en la región del Lacio en el centro de la península, donde se encontraba la ciudad de Roma. La fundación de la ciudad se le atribuye a este pueblo entorno a siete colinas a orillas del Tíber. Con el tiempo se convirtió en un lugar de importantes intercambios comerciales lo que provocó la ocupación por los etruscos. [enlazar el origen mítico de la ciudad por Rómulo y Remo o poner imagen con la leyenda]

. Griegos. Crearon colonias en el sur de la península italiana y en las costas de las isla de Sicilia. A ese territorio se le conoció como la Magna Grecia.

Expansión de los diferentes pueblos por la P. Itálica

Mapa de la expansión de los pueblos romanos en la P. Itálica (Fuente: José Alberto Bermúdez en Banco de Imágenes del INTEF)

3 Evolución histórica de Roma.

 

La historia de la Roma antigua la podemos dividir en tres grandes periodos históricos: Monarquía, República e Imperio.

Cronología de la Historia de Roma

Evolución histórica del Imperio Romano de Occidente

3.1 La Monarquía (753-509 a.C.)

 

Desde su fundación en el 753 a.C. la ciudad fue gobernada por una monarquía hereditaria hasta la expulsión del último rey etrusco en el año 509 a.C.

El rey concentraba todos los poderes, era el sumo sacerdote y un cargo vitalicio (duraba toda la vida). Gobernaba con la ayuda de un Senado compuesto por las grandes familias aristocráticas. Bajo la influencia etrusca Roma se engrandeció como demuestra la construcción de acueductos, templos, red de alcantarillado (Cloaca Máxima) e incluso una muralla alrededor de las siete colinas mandada construir por Servio Tulio.

Durante esta etapa la principal fuente económica fue la agricultura y la ganadería. Aunque artesanos y mercaderes asentados en la ciudad intensificaron la actividad comercial en la región. Además se reorganizó el territorio romano con la división en distritos. Y se ampliaron los intereses comerciales hacia el mar Tirreno, como lo demuestra el Tratado firmado en el año 509 a.C. con la potencia marítima de Cartago.

3.2 La República. (509-27 a.C.)

 

Cuando el poder de etruria se debilitó, los romanos expulsaron al último rey etrusco Tarquinio el Soberbio. Iniciándose desde ese momento una nueva forma de gobierno, la República, que abarcaría desde el 509 a.C. hasta el 27 a.C. Esta nueva forma política se caracterizó por:

  • Los ciudadanos elegían a sus gobernantes cuyos cargos dejaron de ser hereditarios.
  • El poder del Estado se repartía entre:
    • Las asambleas populares formadas por todos los ciudadanos que decidían y votaban las leyes.
    • Los magistrados que desempeñaban cargos políticos en diferentes áreas (administración, justicia, censos, ejército, etc.) eran elegidos anualmente .
    • El Senado, que era una asamblea formada por antiguos magistrados (senadores). Su función era consultiva pero en la práctica dirigían la República. Se ocupaban de la política exterior, los asuntos militares, religiosos, legislativos y judiciales.

Durante este periodo Roma se convirtió en una gran potencia, lo que le llevó a enfrentarse a su vecina Cartago por el control del Mediterráneo. Durante este periodo ambas firmaron los primeros pactos de paz para establecer sus zonas de influencia. La República romana conquistó grandes territorios gracias al crecimiento de su riqueza y a un numeroso y eficaz ejército

Pero entre los años 133 y 44 a.C la República entró en crisis. Las causas principales fueron:

  • Revueltas sociales. Las conquistas aportaron a Roma enormes riquezas pero también grandes desigualdades sociales (patricios y plebeyos). Algunas personas se convertían en influyentes familias ricas mientras que un gran número de campesinos abandonaban sus tierras arruinados al no poder competir con los latifundios trabajados por esclavos y entraban a servir en el ejército o se marchaban a la capital. Esto dio lugar a conflictos sociales en los que se demandaba un mejor reparto de la tierra e igualdad de derechos. Buenos ejemplos fueron la revuelta dirigida por los hermanos Graco (siglo II a.C.) o la dirigida por el esclavo Espartaco (73 a.C.)

 

  • Guerras civiles. Para intentar solucionar la crisis el Senado y los magistrados romanos entregaron el poder a jefes militares que se enfrentaron mutuamente en sendas guerras civiles que desestabilizaron políticamente a la República. Uno de estos jefes militares, Julio César, en el año 48 a.C fue proclamado dictador perpetuo y asumió todos los poderes. Pero sus contrarios lo asesinaron en el año 44 a.C. Y fue su hijo adoptivo, Octavio, quien venció a los rivales de César en una guerra civil convirtiéndose en emperador de Roma (27 a.C.) y en el hombre más poderoso de occidente.

3.3 El Imperio (27 a.C. a 476 d.C.)

 

En el año 27 a.C. el Senado de Roma le concedió a Octavio el título de Augusto (“elegido por los dioses”), iniciándose la última etapa de la historia de Roma, el Imperio.

Octavio Augusto se convirtió en el primer emperador romano e inauguró una nueva forma de gobierno. Concentró en su persona todos los poderes civiles y militares. Convocaba al Senado, reunía a los comicios, nombraba a los magistrados y dictaba todas las leyes que se aplicaban. Fue nombrado cónsul vitalicio y jefe del ejército con el título de emperador. Además, se convirtió en la máxima autoridad religiosa al designarlo gran pontífice. Incluso a su muerte fue divinizado. Lo que hizo que en el futuro la figura del emperador se convirtiera en el centro de un culto imperial sinónimo de fidelidad a Roma.

De su periodo de gobierno podemos destacar:

  • La pax romana, que fue una época de paz que se prolongó hasta el siglo II d.C. y se caracterizó por una gran estabilidad social, política y económica garantizada por un poderoso ejército y una Administración eficaz.

 

  • Las conquistas territoriales. Bajo su gobierno el Imperio alcanzó su máxima extensión. El limes del imperio en Europa iba desde el este del Rin a Gran Bretaña, península Ibérica y el mar Negro. Y desde el río el Tígris en Asia hasta el desierto dell Sahara en África.
Mapa del Imperio Romano

Mapa del Imperio Romano (Fuente: Mediateca del proyecto Kairos en Banco de Imágenes del INTEF)

Los pilares sobre los que se asentó esta nueva forma de gobierno más centralizada fueron los funcionarios, el ejército, los impuestos y las vías de comunicación.

Por lo general, el título de emperador fue hereditario y se pasó de padres a hijos. Instituciones como el Senado, los magistrados y los comicios continuaron existiendo pero como órganos consultivos. El emperador designaba directamente todos los cargos importantes del gobierno.

Los territorios que se incorporaban al Imperio tras las conquistas se convertían en provincias, dirigidas por un gobernador. Se creó un Consejo imperial para hacer cumplir las leyes del emperador y se fortificaron las fronteras. Por todo el Imperio se adoptó la lengua y la cultura latinas (romanización) y Roma se convirtió en una gran capital con más de un millón de habitantes. Y en el 212, el emperador Caracalla concedió la ciudadanía romana a todos los habitantes del Imperio completando así la unificación cultural y religiosa de sus habitantes.

Pero todo esto cambió a partir del siglo III, ya que el todopoderoso Imperio romano entró en decadencia. Debido principalmente a:

  • La corrupción de funcionarios y del ejército.
  • El debilitamiento del poder del emperador.
  • El fortalecimiento del papel del ejército en las provincias.
  • Las frecuentes guerras civiles promovidas por generales que aspiraban al poder, así como las dificultades económicas para pagar a los soldados.
  • La continua presión de los pueblos germánicos por el norte y de los persas por el este.
  • Disminución del número de esclavos por el fin de las conquistas agravó el mantenimiento de las grandes propiedades rurales.
  • Las comunicaciones entre Roma y los diferentes rincones del Imperio eran difíciles debido a la distancia.
  • Los precios de los productos subieron debido al excesivo consumo, la escasa producción y la falta de nuevas conquistas.
  • Todo ello influyó en el comercio que se vio afectado por la inseguridad, y los impuestos no fueron suficientes para cubrir los gastos militares del Estado. La vida se hizo más difícil y la población empezó a trasladarse al campo donde la subsistencia parecía más fácil. A este proceso se le conoce como ruralización.

Durante este periodo, los enfrentamientos, las paces y las concesiones habían sido constantes entre los romanos y los pueblos bárbaros. Para mantener la paz y poder dominar mejor todas las fronteras del imperio el emperador Diocleciano creó entre el 286 y el 293 d.C. una nueva forma de gobierno llamada tetrarquía.

No funcionó, y tras la muerte del emperador Teodosio (395) el Imperio romano se dividió entre sus dos hijos con el fin de poder gestionarlo y defenderlo mejor. A Arcadio le correspondió la zona oriental (Imperio romano de Oriente) con capital en Constantinopla. Y a Honorio la parte occidental (Imperio romano de Occidente) con capital en Roma.

Pero finalmente, una coalición de tribus germánicas acabaron por invadir el Imperio romano y entraron en Roma en el año 476. De esta manera finalizó el Imperio romano de Occidente.

Con la caída del Imperio romano de Occidente se inicia en Europa una nueva época histórica: la Edad Media. Un periodo que marca el fin de la antigüedad y el inicio de una etapa de oscuridad cultural en la que se irán formando las nuevas monarquías medievales que lucharan entre sí para obtener el poder.

Mapa situación del Imperio tras la dividión de Teodosio

Mapa de la situación del imperio tras la división de Teodosio (Fuente: José Alberto Bermúdez en Banco de Imágenes del INTEF)

4 Expansión y poderío militar

 

La expansión.

Desde la formación de la República Roma inició una extensa expansión territorial que podemos dividir en tres etapas:

  • Del 500 y el 250 a.C. conquistó la península Itálica.
  • Entre el 264 y el 146 a.C. Roma mantuvo enfrentamientos con Cartago, una colonia fenicia del norte de África, por el control del Mediterráneo. Lo que les llevó a enfrentarse en tres guerras (guerras púnicas) que finalizaron con la victoria romana (146 a.C.) y la conversión en provincia de los territorios cartagineses. En medio de esos enfrentamientos, los romanos llegaron a Hispania (como bautizaron a la Península Ibérica) y la conquistaron entre los años 218 a.C. y 19 a.C.
  • Entre el el siglo II a.C. y el II d.C. los romanos conquistaron Grecia y el Mediterráneo oriental, y completaron la ocupación de Hispania, Galia y Britania en occidente, y algunos territorios de Europa central.
  • Siglo III a V. Crisis y desaparición del Imperio Romano de Occidente en el año 476. El Imperio Romano de Oriente (Imperio Bizantino) se mantuvo hasta 1453 cuando fue invadido por los turcos.

Los límites fronterizos del territorio romano que les separaba de los bárbaros (como los romanos designaban a los extranjeros que vivían fuera de sus fronteras) se conoce como limes.

Evolución del Imperio Romano

Observa la evolución territorial del Imperio Romano (Fuente: media.giphy.com)

El ejército

Roma no hubiera podido lograr esta expansión sin su ejército. Cualquier ciudadano romano entre los 17 y 60 años era un soldado. Y si no se incorporaba al ejército cuando era llamado se le consideraba un desertor y perdía la ciudadanía pudiendo incluso convertirse en esclavo.

La organización básica del ejército era la legión, formada por unos 5000 soldados. Los legionarios romanos iban armados con una espada corta, lanza y puñal. Se protegían con casco, armadura de cuero y metal, y escudo. En principio sus miembros no eran profesionales, sino ciudadanos romanos que se alistaban cada año. Disponían además de diferentes máquinas de guerra para lanzar flechas y piedras, o derribar fortificaciones (arietes).

A finales del siglo II a.C. se creó un ejército permanente y se instauró el oficio de soldado. Recibían una paga y cuando se licenciaban recibían un lote de tierras generalmente en las zonas de reciente conquista.[Ejemplo de Emérita Augusta o Valencia]

5 Economía y sociedad.

 

Economía.

Su principal fuente económica provenía de:

  • La agricultura. Desde su origen los romanos cultivaron cereales, legumbres, frutales, vides y olivos. Y fueron incorporando nuevas técnicas como el abono, el regadío, la rotación de cultivos o el barbecho. Y nuevas herramientas como los arados de hierro, molinos de grano, prensas de aceite, rastrillos, picos o el uso de animales de tiro. Todo ello permitió una gran productividad de sus tierras y excedentes con los que comerciar. Las tierras de cultivo podían ser pequeñas y pertenecían a campesinos libres o grandes latifundios que pertenecían a la aristocracia romana. En estas últimas se construían villas en las que trabajaban los esclavos y los colonos. Un tercio de las tierras conquistadas formaban el ager publicus. Una parte de ellas se entregaban a los soldados que se licenciaban en el ejército en compensación por sus servicios prestados a Roma.
  • La artesanía. Se localizaba en las ciudades y se producían tejidos, objetos de metal, armas, joyas, cerámicas, etc. También existía una industria alimentaria que producía aceite, vino, pan, salazones, etc.
  • El comercio. Se desarrolló enormemente gracias al control de las rutas marítimas y terrestres (calzadas), y al uso de la moneda (as de bronce, denario de plata y áureo de oro). Roma mantuvo un intenso comercio con sus provincias de las que se abastecía de materias primas. También comerció con territorios fuera de sus dominios en el norte y este de Europa. Allí compraban ámbar, trigo, esclavos y pieles. De África traían esclavos, oro y marfil. Y de Asia obtenían especias, sedas y perfumes.

Mapa de las principales rutas comerciales romanas. (Fuente: José Alberto Bermúdez en Banco de Imágenes del INTEF)

Sociedad

La sociedad romana estaba formada principalmente por personas libres y esclavos. Las primeras se dividían a su vez entre patricios y plebeyos. Y sus características eran las siguientes:

  • Patricios. Constituían una minoría de la población. Eran nobles descendientes de los fundadores de Roma. Poseían la mayor parte de las tierras y rebaños, eran las familias más ricas, tenían todos los derechos políticos, ocupaban los cargos públicos y militares más altos.

 

  • Plebeyos. Era el grupo más numeroso y estaba formado por pequeños propietarios, labradores sin propiedades, comerciantes, artesanos, inmigrantes y extranjeros. Poseían ciertos derechos pero no intervenían en el gobierno. Durante la República se enfrentaron a los patricios por la igualdad de derechos. A principios del siglo V a.C. consiguen crear una magistratura, el Tribuno de la plebe, que defendiera sus intereses. Y más tarde la publicación por escrito de las normas básicas en la Ley de las Doce Tablas. Finalmente la posibilidad de matrimonios mixtos entre patricios y plebeyos, y el acceso a cargos públicos.
    En el siglo III d.C. los plebeyos habían conseguido la igualdad de derechos y ambos grupos constituían el populus romanus. Desde entonces las únicas diferencias entre ciudadanos fueron de riqueza o prestigio.

 

  • Esclavos. No eran considerados personas. Eran generalmente prisioneros de guerra, desertores, hijos o hijas de esclavos, niños abandonados o criminales. No tenían ningún derecho. Se encargaban de los trabajos más duros (minas, campo, etc.) y del servicio doméstico. Si el amo los liberaba se convertían en libertos.

 

  • Las mujeres romanas, independientemente de su condición, tenían pocos derechos puesto que dependían del marido o del padre. Se casaban jóvenes y sus matrimonios solían ser acordados. No tenían derecho al voto y estaban excluidas de la actividad política. Pero podían poseer bienes. Se dedicaban a tareas domésticas y podían acudir a la escuela.

 

La ciudad

La civilización romana fue eminentemente urbana. Los romanos diseñaron un tipo de ciudad (urbs) en forma de cuadrícula inspirada en los campamentos militares. Trazaban el perímetro de las murallas (pomerium) y se marcaban las calles principales. De norte a sur se marcaba el cardo, y de este a oeste el decumano. En el cruce de ambas se construía el foro, centro público de la ciudad. A lo largo de todo el imperio se fundaron centenares de ellas con un diseño muy similar y que contribuyeron enormemente a la romanización del Imperio.

Las viviendas en la ciudad podían ser de dos tipos:

  • Domus. Destinadas a la población rica pertenecían a una sola familia. Disponían de un patio (atrio) alrededor del cuál se hallaban los dormitorios, el comedor y el vestíbulo (tablinum). Podía tener también un jardín interior rodeado por un pórtico con columnas.

 

  • Insulae. Eran edificios para las familias modestas (artesanos, pequeños comerciantes). Su construcción utilizaba materiales de mala calidad por lo que los derrumbes e incendios eran frecuentes. No disponían de agua ni de calefacción

6 Religión, cultura y arte

 

Los romanos fueron incorporando nuevos elementos culturales de los territorios que conquistaban, a los que imponían sus valores y formas de vida por todo el Imperio. Este proceso de asimilación cultural por parte de los pueblos conquistados por Roma recibía el nombre de romanización.

Religión

La religiosidad romana evolucionó del politeísmo de influencia griega durante la República al monoteísmo de la religión cristiana en el Imperio.

Como en otras civilizaciones anteriores, los romanos desde su origen creyeron en la existencia de numerosos dioses (politeísmo). Incluso cuando sometían a otros pueblos los incorporaban a su panteón y les rendían culto. Existían dos tipos de divinidades:

  • Los dioses del Estado (culto público). Eran numerosos, se les rendía culto, celebraban fiestas en su honor y se les ofrecían plegarias e incluso sacrificios de animales. Todo esto se realizaba con la finalidad de obtener el favor de los dioses en la vida pública o privada. Se realizaban ceremonias en el exterior de los templos como ocurría en Grecia. Adoptaron la mitología griega cambiando el nombre de algunos dioses principales. Los más importantes eran Júpiter, Juno y Minerva. Durante la época imperial algunos emperadaroes fueron divinizados (Octavio Augusto) y convertidos en objeto de adoración por parte de la población.

 

  • Los dioses domésticos (culto privado).Se les rendía culto en las casas de los romanos, venerando a los dioses protectores del hogar y de la familia (lares, manes y penates). El cabeza de familia oficiaba ceremonias religiosas en la vivienda (larario) y se hacían ofrendas con flores o vino. También rendían culto a sus antepasados difuntos a través de cabezas, bustos o esculturas que les representaban.

En los primeros años del Imperio surgió una nueva religión en Palestina, una provincia en la zona oriental del Imperio. Esta región estaba habitada en su mayoría por hebreos que practicaban la religión judía. Durante el reinado de Augusto, Jesús de Nazaret comenzó a predicar una nueva doctrina y fue considerado como el nuevo mesías por algunos judíos.

Esta nueva religión fue llamada cristianismo. Los romanos temieron que se convirtiera en un factor de inestabilidad política en la zona. Jesús fue ajusticiado y crucificado con 33 años hacia el año 30 d. C. El cristianismo se expandió por todo el Imperio y los cristianos fueron perseguidos por distintos emperadores como Nerón, Domiciano o Trajano. Pero los cristianos continuaron celebrando sus ritos en la clandestinidad en las catacumbas.

En el año 313 el emperador Constantino, que más tarde se convertiría al cristianismo, publicó el Edicto de Milán que establecía la libertad religiosa en todo el Imperio. Más tarde el emperador Teodosio en el año 380 convirtió el cristianismo en la religión oficial del Estado

Cultura

La cultura romana se difundió por todo el territorio y fue fácilmente asimilada gracias al latín, que era la lengua utilizada por todos los habitantes del Imperio. Las aportaciones culturales más importantes se realizaron en campos como:

  • El derecho. Hasta mediados del siglo V a.C. las leyes romanas no estaban escritas sino que se transmitían oralmente. Fue en este momento cuando fueron elegidos diez hombres de entre los patricios para recopilar estas leyes: Ley de las XII tablas. Durante mucho tiempo fue el único código legislativo romano, se trasmitió durante a la Edad Media y sentó las bases de la legislación del mundo occidental.
  • La Lengua. Como ya hemos dicho el latín era la lengua oficial a todas las zonas conquistadas. Había dos usos diferentes: el culto que correspondía a la manera de hablar y escribir de la gente más culta de la sociedad romana; y el vulgar que era el que hablaban las clases populares. De este último nacerían las diversas lenguas romances e idiomas actuales como el castellano, el francés, el rumano, el gallego, el portugués, el italiano o el catalán.
  • La filosofía. Pensadores como Séneca, Marco Aurelio o Cicerón desarrollaron una filosofía práctica buscando la sabiduría a través del control de los placeres materiales de la vida, las pasiones y evitando el sufrimiento (estoicismo). También pensadores cristianos como San Agustín intentaron unir el pensamiento platónico con el cristiano.
  • La literatura. Imitó a la griega en sus temas y formas. Estuvo al servicio del imperio y aportó novedades respecto a Grecia. En poesía y teatro destacó Virgilio, autor de la Eneida en la que se exalta la grandeza de Roma. O Plauto y Terencio en el teatro, Suetonio con las biografías de algunos emperadores (Los doce Césares), Horacio y Ovidio.
  • Historia. Tuvo grandes representantes como el propio Julio César, Tácito, Plutarco y Tito Livio (Ab urbe condita) que recoge la historia de Roma desde su fundación.
  • Ciencia. El griego Claudio Galeno destacó en medicina y escribió numerosas obras que conservamos gracias a los árabes y que sirvieron de base a la medicina medieval.

Arte

El arte romano tomó como referencia elementos de otros pueblos como los etruscos y los griegos, pero adaptando la estética y las técnicas a sus necesidades. Desarrollaron una arquitectura práctica puesta al servicio de la ingeniería. Sus construcciones arquitectónicas rompieron los condicionantes con la religión, dando paso a un arte al servicio del Estado, la política y la ciudad.

Arquitectura

La ciudad romana tenía su origen en la configuración de los campamentos romanos. Estos poseían dos calles centrales que, formando una cruz, distribuían la ciudad en cuatro zonas. De norte a sur el cardo, y de este a oeste el decumano. En el cruce de ambas ses situaba el foro. Las principales construcciones las dividiremos en:

 

Arquitectura romana

Pincha aquí para verlo a mayor tamaño

Escultura

La representación escultórica tanto pública como privada fue muy importante para los romanos. Poseía  gran influencia griega. Los romanos se centraron en representación y exaltación de las grandes personalidades y menos en los temas mitológicos y religiosos. El retrato fue el estilo más practicado en la escultura. Se representaron principalmente a emperadores cuyas esculturas se repartían por el imperio para estimular la fidelidad de los súbditos. A diferencia del griego, el romano es un retrato realista, que resaltaba los rasgos individuales, sin disimular los defectos. Se pintaba para darle mayor realismo. El origen de este estilo está en las imágenes de cera que se obtenian de los difuntos (Imagines Maiorum) y que se guardaban para recordarle y venerarle una vez muerto. De ahí irá evolucionando a retratos en cabeza, busto y más tarde de cuerpo entero.

A partir del Imperio adquiere mucha importancia el relieve histórico. Sobretodo para la representación de escenas complejas, anecdóticas o realistas. Los temas casi siempre serán históricos y se desarrollarán de forma narrativa y continua. Ejemplos de los temas son las campañas militares, hechos conmemorativos y ceremonias religiosas.

Las muestras de la pintura romana a penas han llegado nuestros días. Exceptuando las encontradas en Pompeya que, tras quedar sepultadas por la erupción del Vesubio, nos han permitido conocer sus diferentes estilos y decoraciones. El mosaico si que  estará presente en muchos de los edificios y casas romanas, ya que se utilizaba para la decoración de pavimentos, paredes o fondos de piscinas. Su temática es muy variada igual que sus técnicas.